5 Envases Innovadores del Futuro sin Plástico

Mirando hacia el año 2016, la industria del envase y embalaje ha progresado en términos de sostenibilidad e innovación.

Los envases de plástico, se enfrentan a ideas innovadoras y mas sostenibles, que amenazan su permaencia en el mercado.

Hongos en lugar de espuma de poliestireno

La espuma de poliestireno es uno de los materiales de embalaje más utilizados. Sin embargo, esta sustancia es todo menos compatible con el medio ambiente. La espuma de poliestireno no es biodegradable. Además, se necesitan alrededor de 1,5 litros de gasolina para producir un solo cubo de poliestireno.

La alternativa natural puede sustituir al poliestireno en el futuro. Los envases innovadores en cualquier forma se producen a partir de residuos biológicos y hongos mediante un proceso innovador.

Los biorresiduos se trituran primero y se mezclan con cultivos fúngicos especiales (micelio). Luego le das al micelio unos días para que crezca. El crecimiento es posible gracias a los biorresiduos, que sirven de alimento a los hongos. La mezcla se tritura de nuevo y se coloca en su forma final. La mezcla tarda unos cinco días en “crecer” en el moho.  Después, la masa compacta se somete a un empuje térmico para detener el crecimiento y hacer que el material sea estéril.

El reemplazo 100 por ciento degradable del poliestireno es ideal como material de empaque para el correo, pero también ofrece interesantes opciones para las industrias automotriz y de la construcción.

La caña de azúcar como alternativa al polietileno del petróleo crudo

Recientemente ha habido una alternativa respetuosa con el medio ambiente para las etiquetas. Avery Dennison introdujo una película de PE (polietileno) a base de etanol de caña de azúcar. Las propiedades físicas y mecánicas de este innovador material son similares a las del polietileno de petróleo convencional.

La película es procesada y reciclada como una película de PE convencional. Como resultado, los costes de conversión de los procesos de envasado y etiquetado son mínimos. Se ofrece una variante blanca y otra transparente para el etiquetado en los sectores de la alimentación, las bebidas, el hogar o los cosméticos, por ejemplo.

Tetra Pak también confía en la caña de azúcar para la producción de envases biológicos. Los envases Tetra Rex® para productos lácteos refrigerados se fabrican exclusivamente con plástico y cartón a base de caña de azúcar.

La compañía también introdujo recientemente una nueva versión del envase Tetra Brik Aseptic con cierre de base biológica. El recubrimiento y la tapa del envase están hechos de un plástico cuyos polímeros se obtienen de la caña de azúcar.  Como el primer envase de cartón aséptico del mundo, el envase recibió la más alta certificación de Vinçotte.

Un envase innovador hecho de proteínas lácteas sustituye al plástico

La leche es otra materia prima que se utiliza cada vez más en envases innovadores. Peggy Tomasula, cuyos proyectos son financiados por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, ha logrado producir una película de envasado a partir de leche que es comestible, biodegradable y mucho más eficaz que una película a base de aceite.

La base del nuevo envase es la caseína, la proteína de la leche. Las proteínas de la leche son fuertes bloqueadores de oxígeno que previenen el deterioro de los alimentos. Los investigadores han sido capaces de producir películas delgadas que bloquean el oxígeno 500 veces mejor que las películas convencionales a base de aceite. Los copos de maíz, por ejemplo, a menudo se rocían con azúcar para mantenerlos crujientes a pesar de la posible humedad. Alternativamente, se puede utilizar una película a base de leche para la pulverización.

La propiedad comestible de la película abre nuevas posibilidades de aplicación. Por ejemplo, si se envasa una sopa en ella, puede disolver el paquete con la sopa en agua caliente. Las especias o vitaminas incorporadas en el envase de la leche también son concebibles, que se liberan cuando el envase se disuelve en agua caliente. La película debería alcanzar su plena madurez en el mercado en los próximos tres años.

Las algas hacen desaparecer el embalaje

La invención de la empresa británica Ohoo podría revolucionar la industria del envasado de alimentos líquidos en muchas áreas. El embalaje es de algas, 100% biodegradable y comestible. La característica especial de esta invención es el extraordinario tipo de envase, que se basa en el “envase” natural de la fruta.

La producción es sencilla y solo cuesta alrededor de un céntimo por pieza. El proceso de esferificación forma una especie de piel impermeable alrededor del líquido, comparable a la piel de una uva. Los alimentos líquidos podrían venderse en pequeñas porciones, como la fruta fresca, y hacer que la producción de miles de millones de botellas de agua sea superflua en el futuro.

La primera botella compostable hecha de plantas

La empresa austriaca “NaKu – Made of Natural Plastic” lanza la primera botella de bioplástico (PLA). El material consiste en ácido láctico, que se obtiene a partir de las materias primas vegetales azúcar y almidón.

El contacto con los alimentos es inofensivo, ya que el ácido láctico en su forma natural también está presente en el cuerpo humano. No se utilizan plastificantes como ftalatos, bisfenol A o antimonio y sustancias hormonalmente activas.

La botella de bioplástico tiene varias ventajas que ofrecer: Es seguro de usar, 20 veces más ligero que el vidrio, 10 veces más barato que el plástico y también biodegradable. Esto los convierte en el envase perfecto para zumos de frutas, batidos, productos lácteos o alimentos sólidos como los dulces.

Además, hasta un 50 por ciento de las emisiones de CO2 se reducen durante la producción, ya que se requiere menos calor y energía en comparación con la producción de PET. Por lo tanto, la botella de NaKu tiene una huella ecológica muy baja y no deja rastros en el cuerpo y la naturaleza.

Conclusión: Continúa la tendencia hacia la sostenibilidad

La sostenibilidad seguirá siendo una de las tendencias más fuertes en la industria del embalaje. Un ciclo cerrado a lo largo de la cadena de valor de la industria del embalaje es el objetivo que algunos envases innovadores ya han alcanzado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola, Bienvenid@ a Almadina, como te podemos asesorar?