Usos del Aceite de Menta

El aceite de menta tiene una larga tradición de uso medicinal, con evidencia arqueológica que hace su uso por lo menos hace unos diez mil años.

El aceite de menta puede usarse para la tos, el resfriado, las úlceras, los dolores de cabeza, para aumentar el flujo sanguíneo local, estimular la secreción de bilis, dolores del conducto alimentario, cólera y diarrea, náuseas, vómitos, dolor abdominal, para disfrazar el sabor de las drogas desagradables , en la elevación del calor interno, influenza, histeria, reumatismo, neuralgia, lumbago, mareos, fiebre puerperal, dermatitis, sarna, quemaduras, dolores musculares, calambres, artritis, migrañas, insomnio, shock y confusión mental, curas dentales, para tratar sinusitis, asma, bronquitis, para combatir el mal aliento, para tratar el cuero cabelludo graso, para aliviar el estrés, ayuda en la digestión, mejora la piel sin brillo y grasa, en el síndrome del intestino irritable y la hinchazón. Ayuda a combatir la picazón y las irritaciones leves de la piel, para tratar la caspa y los piojos. Es un antiséptico, estimulante, anestésico, antibacteriano, carminativo, estomacal, antiespasmódico y desinfectante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola, Bienvenid@ a Almadina, como te podemos asesorar?